miércoles, 5 de diciembre de 2007

Los primeros "Leones"


El de 3 agosto del año 1967 hubo un quiebre en la historia del Pincha, un quiebre en la historia del fútbol argentino. Jugábamos la semifinal del metropolitano en la cancha de Boca contra Platense, y estábamos en el horno. Porque a los ´29 del primer tiempo nos quedamos con 10 jugadores (si señores, otra vez con hombres menos) pero no por expulsión, sino por una lesión de Barale y no había cambios.
Resulta que la cosa venia jodida, porque se nos venían los calamares, iban 8 minutos del segundo tiempo y 3-1 abajo, Pachame saca en la línea y manda lo que era sentencia de muerte al corner. Y de ahí en adelante ocurriría el quiebre de la historia, porque de ese corner llega el descuento de la bruja Verón a los ´9 y de palomita. A los ´15 Bilardios empata el partido, y a los ´18 ocurre lo imposible, el narigón del siglo tenia que empezar con sus mañas, y empezó: le cabecea la pelota en las manos al arquero de Platense y este le pega una patada que el arbitro la ve y cobra penal (se imaginan al narigón revolcándose hasta La Plata masomenos) Madero convierte el gol que nos depositaria en la final contra Ra-sin-club y que luego ganaríamos por 3-0 (a los que ese año obtendrían la copa del mundo)


Al otro día en el diario El Día saldría una nota publicada, “Fueron 11 leones”, y de ahí el apodo con el que se nos reconoce, porque no nos dicen el León por estar en el bosque como si le pasa al bobo, nosotros nos ganamos el apodo demostrando lo que somos.


Aca les dejo los 4 goles. Se ven mal pero lo que valen no tiene precio.





4 comentarios:

Diem dijo...

estaba al pedo y me hice otro blog...
http://golespinchas.blogspot.com
pasate

Anónimo dijo...

buen blog te felicito pibe

LoS PiNcHaRrAtAs dijo...

MALEFICIO DEL EX DT PINCHARRATAS TRAIDOR...

http://pincharratasdeley.blogspot.com

horacio dijo...

Al que hizo este blog y puso material del 4-3 historico hay que levantarle un monumento!!!
Gracias flaco, en ese entonces yo tenia 9 años y no me quisieron llevar a la bostonera; pero por suerte me llevaron a la final en el viejo gansometro

Horacio